De niños va la cosa

El motivo de esta entrada es que ultimamente he leído varias noticias referente a niños, en concreto dos muy buenas obras que afectan a niños enfermos y otra un tanto curiosa y lamentable.

La primera trata sobre el gran Karlos Arguiñano, soy muy fan. No creo que nadie dude del caracter afable de este señor, pero si todavía hay alguien que piensa que es solo por que sale en la tele debería leer la noticia del Correo Gallego, donde el maestro de los fogones fue a visitar a un niño enfermo super fan de este, por encima incluso de Batman. Arguiñano no solo acepto, si no que que no quiso que le pagarán los gastos del viaje, así como que no hubiera prensa presente, para que el niño pudiera estar tranquilo. Al final diversos niños de distintas plantas del hopital se juntaron en la fiesta que organizó. Y es que si me dieran a elegir el salir a comer con alguien, el bueno de Karlos sería uno de los nombres que se me pasarían por la cabeza. Seguro que tienes risas garantizadas. Un relato que te deja con una sonrisa en la cara.

cp22f03519241_225919

La segunda noticia la leí esta semana en Meridianos, un blog estupendo que poco tiene que envidiar al grande Fogonazos. Donde se recoge una bonita historia, resulta que enfrente de unos de los mejores hospitales que trata el cancer, el Dana-Farber Cancer Institute, se está construyendo un nuevo edificio. En este hospital esta ingresada Kristen Hoenshell, con 18 meses de edad, donde recibe duras sesiones de quimioterapia. Cuando un día la prima de esta le señaló el edificio en construcción y ambas vieron como los obreros habian pintando su nombre en las vigas, con spray rosa, que forman la estructura del nuevo edificio. Esto se ha convertido en una especie de ritual, donde los niños del hospital cuelgan cada día en las ventanas sus nombres para que los obreros los escriban en las vigas, igual que con el de Kristen. Resultan imagenes tan bonitas como estas.

Una cosa curiosa es que este nuevo edificio estará destinado para el Centro Yawkey para el tratamiento del cáncer. Me parece demasiado bonito que un edificio, donde se luchará el cáncer, tenga los nombres de aquellos que lo sufren en su estructura interna. Es una historia típica de pelicula.

Por desgracia la tercera es bastante menos alegre, para empezar no me agradan los niños en la tele o peliculas, y menos en programas tipo Menudas estrellas o ese donde los mismos niños hacen preguntas a invitados famosos. Resulta que en la pelicula ganadora del Oscar este año trabajan niños indios de la calle, es curioso que las autoridades indias hayan dado casa a las familias de los pequeños actores que hacen de los personajes del film cuando son niños, ya que despues de ir a la gala de los Oscar, no debe estar bien visto que sigan viviendo en la calle, más curioso es que, mismamente esas autoridades tiraron sus chavolas anteriormente sin importarles nada en absoluto. Aunque tambien hay buenas noticias sobre esta preciosa pelicula. Pero lo que no soporto es que esos niños se hayan convertido en fenómenos, con miles de seguidores, cosa que no creo que les lleve a nada bueno, espero equivocarme.

De modo que no me importa saber si el padre de uno de estos niños ha pegado a su hijo por negarse a salir de su nueva casa, a saber para que quería el padre que saliese, personalmente si yo fuera la primera vez que pudiera disfrutar de una casa no saldría y la disfrutaría, o enterarme de cualquier otra cosa que haga un niño de 10 años, ya que repito no creo que sea nada bueno para él, y ejemplos hay miles. Y si sus padres no lo ven tendrían que ser algún responsable en percatarse de ello. Aunque siempre es mejor tener un nuevo ídolo para la población. Me parece lamentable, y que tira por la borda la buena sensación que tenía al leer las dos noticias anteriores.

La vida es un poco complicada y en ocasiones resulta decepcionante.

De niños va la cosa
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

About this entry